Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos
General

Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos

En los últimos meses hemos visto con preocupación un sin número de actos de corrupción, soborno, fraude en instituciones públicas y en forma creciente en el sector privado. Las organizaciones despliegan mecanismos para investigar y gestionar sus riesgos, establecer controles especialmente para mitigar y controlar esos riesgos conductuales, en una tarea desgastante y en ocasiones incierta. Desde las plataformas estratégicas, encontramos la columna vertebral de las personas que encontraremos en las instituciones y empresas, a través de los “valores corporativos” y también otros lineamientos que encontramos en los “principios corporativos”, pero hay una realidad, y es que muchas veces se quedan en el papel. La alta dirección es la responsable que las áreas de recursos humanos no solamente busquen personas competentes, sino además confiables, y aunque esto último podría verse como un intangible, es precisamente estas partes de la plataforma estratégica que se deben aprovechar para lograr ese objetivo. (Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos)

Hay un valor muy importante que las organizaciones deberían contemplar cómo es la integridad, siendo un valor fundamental que se refiere a la honestidad y coherencia en las acciones de una persona. En otras palabras, se trata de actuar con rectitud y ética en todas las situaciones, incluso cuando nadie nos está observando. Lo malo es malo, aunque todos lo hagan y lo bueno, es bueno, aunque nadie lo haga.

Integridad

La integridad es un componente fundamental en la gestión de recursos humanos (RRHH), y su importancia no puede ser sobreestimada.

La integridad fomenta la confianza entre empleados y empleadores. Cuando los empleados creen en la integridad y transparencia de la gestión, están más dispuestos a comprometerse y a ser leales a la organización. La integridad en la gestión de RRHH ayuda a establecer y mantener una cultura organizacional positiva. Los valores éticos se reflejan en el comportamiento diario y en la toma de decisiones, creando un entorno de trabajo donde se respetan los derechos y la dignidad de todos los empleados, quienes valoran trabajar en un entorno donde la integridad es una prioridad. Las organizaciones que demuestran un alto nivel de ética e integridad en sus prácticas de RRHH tienen más probabilidades de retener a sus empleados más talentosos. (Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos)

La integridad asegura que las decisiones en RRHH, como contrataciones, promociones y despidos, se realicen de manera justa y equitativa, basadas en criterios objetivos y no en favoritismos o prejuicios. La gestión de RRHH con integridad garantiza que la organización cumpla con todas las leyes y regulaciones laborales. Esto no solo evita sanciones legales, sino que también protege la reputación de la empresa, siendo las organizaciones que valoran y practican la integridad son vistas de manera más favorable por el público, lo que puede traducirse en una mejor reputación corporativa y, a largo plazo, en mayores oportunidades de negocio. La integridad contribuye a un clima laboral saludable y motivador. Los empleados se sienten valorados y respetados, lo que puede aumentar la satisfacción laboral y la productividad, ayudando a prevenir conflictos internos. Cuando las políticas y procedimientos son claros y se aplican de manera justa, se reducen las posibilidades de malentendidos y disputas entre empleados y la administración, también implica apoyar el desarrollo profesional de los empleados de manera justa y equitativa. (Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos)

Esto incluye proporcionar oportunidades de formación y desarrollo sin sesgos ni discriminación. Una gestión de RRHH basada en la integridad contribuye a la sostenibilidad a largo plazo de la organización. Las prácticas éticas y justas aseguran que la empresa pueda adaptarse y prosperar en un entorno cambiante, manteniendo un equipo de trabajo comprometido y motivado. Implementar la integridad en la gestión de recursos humanos no es solo una cuestión de ética, sino también de estrategia empresarial. Las organizaciones que priorizan la integridad en todas sus operaciones están mejor preparadas para enfrentar desafíos y aprovechar oportunidades, garantizando un éxito sostenible a largo plazo. Las políticas de gestión de recursos humanos son tanto parte del problema como de la solución en la promoción de la integridad en las organizaciones, Instaurar una cultura de integridad no sólo dependerá de las medidas básicas de integridad, sino también de medidas complementarias. Los instrumentos y procesos complementarios son una parte esencial del sistema de integridad, pero no tienen a la integridad como objetivo principal. La combinación de medidas básicas y complementarias tendrá un efecto significativo en el fortalecimiento de la integridad dentro de las organizaciones.

Gestión de Recursos Humanos

La gestión de recursos humanos, en particular, desempeña un papel importante, ya que son los empleados quienes finalmente moldean y crean una cultura organizacional abierta que fomente el comportamiento ético y la discusión abierta para resolver los problemas éticos encontrados. Factores tales como un alto nivel de politización que implique lealtad, no a la ciudadanía sino al partido o al “patrón” en el poder, una baja cultura de orientación al desempeño, recompensas y sueldos pobres, bajos niveles de seguridad en el empleo, falta de capacitación y profesionalismo, alta rotación de personal, falta de orientación y liderazgo ético pueden conducir a oportunidades, y racionalización, de prácticas corruptas y bajos niveles de integridad. Más aún, cuando la rotación de personal es elevada, se puede otorgar menos importancia a la implementación de una cultura sólida de ética en el trabajo, en la medida en que el personal no conserve su empleo el tiempo suficiente para sentirse comprometido con los valores de integridad ni para llevar estas medidas a la práctica (OECD, 2009). Por lo tanto, las políticas de gestión de recursos humanos son tanto parte del problema como de la solución en la promoción de la integridad en la administración. (Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos)

El área de Recursos Humanos es el principal punto de contacto de todo el personal dentro de una organización y, como tal, tiene un acceso único al personal a lo largo de toda su carrera, desde la capacitación de inducción hasta las entrevistas de fin de servicio, puede apoyar la integración de la ética en procesos como visión y misión del organismo, reclutamiento, inducción, evaluación, retención, motivación, recompensa, diversidad, entrenamiento y capacitación. Por otra parte, las encuestas al personal, las evaluaciones y las entrevistas de fin de servicio pueden proporcionar información valiosa del grado de arraigo de los valores éticos en la entidad, así como formas de evaluar el programa de ética y el cumplimiento, por la organización, de sus valores en la práctica. Es útil hacer la distinción entre las medidas para garantizar la integridad de los procesos de recursos humanos y las medidas para incorporar a la integridad en los procesos de recursos humanos, se deben garantizar la equidad de su administración de personal existente, mediante la aplicación consecuente de principios tales como el mérito y la transparencia, para evitar favoritismo, nepotismo, influencia política indebida y riesgo de abuso de posición y conducta ilícita (OECD, 2017a). Por otra parte, la integridad puede ser incorporada a los procesos de gestión de personal. (Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos)

La Equidad Organizacional

La equidad organizacional percibida es crucial para establecer una cultura organizacional de integridad; como tal, se debe garantizar la equidad y la integridad de sus políticas de gestión de recursos humanos mejorando sus procedimientos de reclutamiento basados en el mérito, en todos los niveles La imparcialidad percibida es un factor crucial que afecta al sistema de integridad en un organismo. La investigación empírica ha demostrado que las organizaciones, en donde los empleados se sienten tratados de manera justa, reportan menos conductas indebidas y los empleados están más conscientes de las cuestiones éticas, más dispuestos a pedir consejos sobre ética y más confiados en reportar comportamientos no éticos. Si las medidas de integridad no están integradas, de modo que algunos empleados no deban atenerse a los mismos estándares que otros, puede desarrollarse una percepción de injusticia y de doble estándar (Weaver et al., 2001).

La Imparcialidad

La imparcialidad del proceso de reclutamiento puede influir en la impresión que tiene un empleado sobre el estándar de integridad al interior de una organización. Si el proceso de reclutamiento es percibido como injusto, los candidatos pueden concluir que la organización se atiene a sus propios pronunciamientos de integridad. La percepción de equidad en el reclutamiento puede verse afectada negativamente por casos de favoritismo o nepotismo en el reclutamiento. Puede rebajar los estándares éticos entre los empleados, al enviar el mensaje de que el principio de meritocracia no es respetado. Es más, puede disminuir la calidad y eficiencia del servicio al asignar responsabilidades a candidatos no calificados (Mulcahy, 2015).

En resumen, la integridad es fundamental para fortalecer valores como la honestidad, la coherencia, la responsabilidad, el respeto y la justicia. Es esencial tanto en la vida personal como en la profesional, ya que construye la base para relaciones de confianza y respeto mutuo. Las personas y organizaciones que practican la integridad son vistas como confiables y éticas, lo que le otorga una reputación positiva y sostenible a largo plazo. (Importancia de la integridad en la gestión de recursos humanos)


Fuente: Revista el Mundo Cambió

www.asosec.com