General

Published on marzo 18th, 2020 | by ASOSEC

0

¿ESTAMOS PREPARADOS PARA MANEJAR UNA CRISIS?

Con   la   situación   actual   que   se   viene presentando en nuestro planeta recordaba este  fin  de  semana  las  posiciones  que  me orientara    si    la    pandemia    tendría    una afectación a la seguridad, si era así ¿podría llegar a convertirse en una crisis?, ¿de qué tipo?, ¿Qué problemas tendría al manejarla?, ¿qué debo tener en cuenta? .

 

Pero  en  general  con  todas  las  actividades  en  nuestro  día  a  día  tenemos  que detectarlas,  calcularlas,  enfrentarlas  y  aprender  las  lecciones.  Analizando  las distintas posiciones inicie con los Estudios Críticos de Seguridad preguntando “si” la  amenaza  de  una  pandemia  afectaría  la  seguridad,  aunque  esta  corriente matizaría  adicional  “pero  solo  bajo  ciertas  circunstancias”.  En  el  modelo Constructivista  las  preguntas  no  serían  si  pueden  “ser”  “llegar  a  ser”  una amenaza   a   la   seguridad,   la   respuesta   está   enfocada   en   “pueden   ser consideradas”.   La   seguridad   aborda   fundamentalmente   el   estudio   de   la construcción  social  de  las  amenazas  y  el  analista  determina  qué,  para  quien  y cuando un problema de seguridad se convierte en una amenaza. Lo único cierto es que estos y otros modelos muy seguramente deberían haberse tenido en cuenta en la   fase   de   planeación   enfocado   para   la   preparación   de   la   prevención. Desafortunadamente  la  realidad  nos  ha  mostrado  que  esa  amenaza  se  ha materializado y que si se estaba preparado muy  seguramente la oportunidad de continuidad del negocio será más alta de quienes no lo estaban

 

EL MANEJO DE UNA CRISIS

Partamos por definir que un evento de crisis puede ser una experiencia inesperada e incontrolable que afecta de manera intensa la sensación de seguridad y auto- confianza  del  individuoprovocando  intensas  reacciones  de  vulnerabilidad  y temor hacia el entorno.

Pero la buena noticia es que si hicimos bien la tarea que parte desde una gestión efectiva del riesgo muy seguramente así se deben haber preparado los planes de contingencia y emergencia para enfrentar esa crisis.

Los  elementos  a  tener  en  cuenta  para  el  plan  continuidad  negocio  del  cual  en muchas organizaciones se desprenden estos planes para el manejo y control de un evento de crisis debe tener por lo menos establecidos los criterios y la información que permitan:

 

  • Asegurar la estabilidad de la organización.
  • Minimizar las potenciales pérdidas de vida, económicas, legales, operativas, etc.
  • Reducir riesgos potenciales.
  • Reducir interrupciones las operaciones.
  • Facilitar la recuperación ordenada.
  • Minimizar las primas de seguros
  • Proteger los activos de la organización
  • Demostrar confiabilidad
  • Riesgos relacionados
  • Base de datos de los colaboradores
  • Directorio telefónico externo de apoyo
  • Recursos financieros, técnicos y humanos (internos – externos)
  • Señales de alerta
  • Funciones y responsabilidades (internas – externas)

 

CUALES   SON   LOS   ERRORES   MÁS   COMUNES   PARA   EL MANEJO DE UNA CRISIS

  1. Una falta de planificación anticipada: Las organizaciones presentan una gran debilidad  al  no  saber  cómo  gestionar  un  riesgo  (tener  al  día  los contextos al día, tanto el externo como el interno, identificar los riesgos al menos  contestándose  al  menos  cuatro  preguntas  ¿Qué  puede  pasar?, ¿Cómo  puede  pasar?,  ¿Dónde  puede  pasar?  ¿Por  qué  puede  pasar?, analizar los riesgos, (probabilidad X impacto- Identificando riesgo inherente), evaluar   el   riesgo   aplicando   controles   existentes   (riesgos   residuales), tratamiento del riesgo). Al no estar ajustada muy seguramente los controles no  serán  los  efectivos  y  mucho  menos  los  planes  de  contingencia  y emergencia adecuados.

 

  1. Improvisación y descoordinación: Al no estar preparado y presentarse un evento critico  nos  llevara  a  realizar  acciones  que  muy  seguramente  se realizan   para   controlar   algo   momentáneo   llevado   por   experiencia, conocimiento  o  muchas  veces  por  intuición,  esto  poderlo  enlazar  con  los otros  actores  es  prácticamente  imposible,  llevándonos  a  un  caos  en  el manejo de la crisis.

 

  1. Tardar en   responder:   El   caos   generado   por   la   improvisación   y descoordinación nos lleva muchas veces a la toma de decisiones eficaces, mientras se logra establecer una coordinación el tiempo sigue transcurriendo con las consecuencias respectivas.
  2. Incremento de  tensiones  y  rumores:  como  consecuencia  adicional  la afectación reputacional se incrementa, esa promesa de valor que en muchas ocasiones llevamos a nuestros asociados de negocio se incumple, quedando a  la  interpretación  de  cada  persona  las  causas, que  por  lo  general  serán negativas.

 

  1. Mentir: este es uno de los aspectos que más hace daño en un manejo de crisis. Cuando las fuentes que generan información no son confiables, las acciones no han sido planeadas, preparadas, coordinadas, nos demoramos y para  evitar  tensiones  y  rumores  MENTIMOS,  siempre  con  argumentos INVALIDOS para la toma de decisiones que se debe hacer.

 

  1. Falta de foco: El resultado no podría ser peor, ya que en el entrar de justificar una mentira  con  otra  la  preocupación  nos  lleva  a  que  los  esfuerzos  se concentran en “justificar lo injustificable”, olvidándonos de las actividades que están enfocadas en el control de la crisis que se están presentando.

 

  1. Descoordinación: En   este   punto   por   la   falta   de   confiabilidad   de   la información se toman decisiones individuales llevando al traste con tareas mancomunadas- ordenadas, dando como resultado la falla en las actividades tácticas del manejo de la crisis.

 

  1. Desconfianza y deshumanización: A esta altura la responsabilidad deja de ser muchas veces en los procesos, ejecución de protocolos y procedimientos, planes, etc.,  y  pasa  a  ser  de  las  personas.  Situación  que,  si  no  se  está preparado para manejarlas le trae otra crisis adicional, ya que, por la presión se comienza a confrontar entre las personas que la manejan terminando en muchas ocasiones en agresiones.

 

  1. No saber manejar las comunicaciones: Esta termina siendo la cereza del pastel, se ha dejado de actuar lógicamente para pasar al modo emocional, llevándonos a reflejar errores que muchas veces terminan siendo de mayor impacto que la misma crisis presentada. Hoy en día con el manejo de las redes sociales y fuentes públicas se terminan exponiendo la mayor parte de estos errores  que  hemos  planteado,  es  muy  importante  tener  preparado, responsabilizado  y  controlado  el  manejo  de  las  comunicaciones  que  se presentan durante una crisis.

 

10.Contradicciones:  cuando  llega  la  hora  de  las  responsabilidades  estas parecen ser el objetivo que des-coordina completamente un manejo de las crisis, los causantes, los no preparados o los inconscientes del manejo de una  crisis  sin  terminarlas  se  dedican  a  trasladar  las  responsabilidades  a otros, convirtiéndose en un riesgo de mayor calado en nuestras operaciones.

Comparte: CARLOS ALFONSO BOSHELL NORMAN CEL. 


About the Author

Somos una Asociación que defiende y promueve el desarrollo del sector de la seguridad privada. Contamos con 31 empresas agremiadas que representan cerca de 30.000 empleados a nivel nacional.



Comments are closed.

Back to Top ↑
  • Subscripción

    Suscribirse al boletín de Noticias

    * Campo Obligatorio
    Al suscribirse, acepta nuestras politicas de tratamiento de datos
  • ASOCIADOS

  • Enlaces de Interés

  • Twitter

  • Facebook