General

Published on noviembre 2nd, 2019 | by Asosec

0

¿Cómo se hacen las pruebas de choque de los vehículos?

La seguridad en los automóviles nuevos se convirtió en los últimos años en una prioridad para los fabricantes de vehículos, hasta el punto de llegar a sacrificar la estética en sus diseños con tal de salvar más vidas en calles y carreteras, un propósito clave para los gobiernos.

¿Cómo es un carro seguro? Eso lo determinan las pruebas de choque que realizan varias instituciones en sus laboratorios a través de accidentes simulados. Estas pruebas representan escenarios de accidentes reales que podrían causar lesiones o la muerte de ocupantes (niños y adultos) de vehículos y demás usuarios de las carreteras.

Los resultados medidos en los daños que puedan sufrir ocupantes y peatones, así como la estructura del vehículo, se califican, en el caso de Euro NCAP, la organización que prueba los carros en Europa, al igual que su par en Latinoamérica, Latin Ncap, mediante un sistema de valoración de seguridad de cinco estrellas.

Es probable que esa valoración no sea semejante a lo que pueda suceder en el mundo real, pero lo que sí es cierto es que esto ha llevado a los fabricantes a diseñar autos con estándares de seguridad cada vez más altos que han probado las enormes ventajas de las tecnologías incorporadas.

De ahí que si un auto alcanza una buena cantidad de estrellas no solamente demuestra que su resultado en la prueba fue bueno en todos los sentidos, sino que el equipamiento de seguridad con el cual fue evaluado funciona.

La valoración de estrellas va más allá de los requisitos legales. Es decir, la calificación no es una exigencia para su comercialización. Por ejemplo, un automóvil familiar que solo cumple con las demandas mínimas puede no recibir estrellas; y una baja calificación no lo hace necesariamente inseguro, pero serán los compradores y sus competidores quienes marquen su futuro en el mercado.

Esto está relacionado con las exigencias en cada país. Alejandro Furas, secretario General de Latin Ncap, sostiene que en términos de regulación por parte de los gobiernos, América Latina está a 20 años de la Unión Europea. Y que un auto seguro, como mínimo, debería tener de fábrica sistema de control de estabilidad (SCE), alertas de cinturones traseros y protección al peatón, además del ABS y el par de airbags delanteros.

¿Quién hace las pruebas?

Euro NCAP, European New Car Assessment Programme, (Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos) es el organismo encargado de realizar las pruebas e investigar para mejorar la seguridad de los vehículos en la Unión Europea. Cuenta con laboratorios propios y el apoyo de varios gobiernos y diversas instituciones. En Latino América es Latin Ncap, creada en el año 2010 que hace sus pruebas en Alemania. Es independiente de los fabricantes y surgió precisamente como una auditoría externa para confrontar los resultados de los exámenes particulares que hace cada marca y por encima de las pruebas básicas que exigen los gobiernos.

En Estados Unidos hay dos organismos que cumplen esta función: la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA), por sus siglas en inglés) (pública) y el Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) (privado).

A su vez, algunos fabricantes hacen sus propias pruebas, y sumados estos a los organismos mencionados, se concluye que no existe un estándar global para las valoraciones de choque aunque sí muchas similitudes, además las pruebas varían en función de los mercados y en todo caso no son iguales.

Lo que sí hay que precisar es que hay aspectos que no pueden fallar al hacer una prueba de choque. Por ejemplo, no puede haber pérdida de combustible, las puertas no se pueden abrir durante el impacto, los vidrios se pueden romper pero se tiene en cuenta su proyección hacia el interior.

Otros ítems imperdonables son: al menos una puerta se debe poder abrir sin necesidad de usar una herramienta, en un choque trasero, el maletero no puede penetrar en la cabina, también son claves la posición final y los daños en los ‘dummies’ (maniquíes usados en las simulaciones) y por último, se tienen en cuenta los restos de componentes y piezas que puedan haberse desprendido en el interior del vehículo.

Como mencionamos arriba no hay un estándar mundial para los test crash y las diferencias en las pruebas de los distintos organismos son notables. En Estados Unidos las pruebas se basan en las estadísticas de los accidentes que registran las compañías aseguradoras que hacen parte del IIHS. Así llaman la atención de los fabricantes al señalarles sus deficiencias en seguridad.

La Euro NCAP tiene otros motivos. Su objetivo es fomentar la seguridad activa usando los sistemas de asistencia a la conducción, como por ejemplo la alerta de abandono del carril. Lo que hacen es persuadir al fabricante a instalar estos elementos de serie.

Así se hacen las pruebas

Las pruebas de choque han demostrado las enormes ventajas de las tecnologías incorporadas para proteger a ocupantes adultos y niños.

Por lo general se compran cuatro unidades de los modelos que acaban de salir a la venta. La compra se hace de manera anónima, directamente en un concesionario.
Si la prueba se realiza antes de que el modelo esté a la venta, se recoge de la fábrica y se escoge de forma aleatoria para que el examen lo realice cualquiera de las unidades en producción.

El modelo que se elige es siempre el más vendido, con el equipamiento más popular. En el caso de Euro Ncap las pruebas de choque tienen cuatro componentes o bloques, cada uno de ellos representa un accidente real que podría causar muertes o lesiones muy graves a los ocupantes del vehículo o a los peatones. Se asignan puntuaciones equivalentes a estrellas y los porcentajes dependen de la puntuación obtenida en cada test.Esos cuatro bloques son: Protección de adultos, protección de peatones, protección de niños y los sistemas de ayuda a la conducción.

En la protección de adultos hay cinco test de seguridad, la nota máxima de las cinco pruebas es de 36 puntos. Estas son choque frontal, latigazo cervical, choque lateral contra un vehículo, choque lateral contra un poste y protección de peatones.
En esta prueba se analiza el daño que sufriría un peatón en caso de atropello a un adulto y a un niño. La velocidad elegida son 40 km/h., y se realizan por partes. El impacto de la pierna contra el parachoques; el impacto de la pelvis con el borde del capó, el impacto de la cabeza de un niño en el medio del capó y el impacto de la cabeza de un adulto contra la zona del parabrisas. Se califican las zonas del vehículo según su seguridad como buena, correcta o mala.

Por último en las pruebas a los sistemas de ayuda a la conducción las pruebas de seguridad analizan tres elementos: limitador de velocidad de serie, testigos de aviso del cinturón de seguridad y control de estabilidad.

 

Fuente: www.eltiempo.com


About the Author

Asociación Colombiana de Seguridad



Comments are closed.

Back to Top ↑
  • Subscripción

    Manténgase informado con las últimas noticias del gremio
    E-Mail *
    Nombre *
    Al suscribirse, usted acepta nuestras políticas de privacidad y tratamiento de la información
  • Facebook

  • Enlaces de Interés

  • ASOCIADOS

  • Twitter