banner_asociados2


General

Published on enero 17th, 2019 | by Asosec

0

Reporte de Riesgos globales 2019

¿Esta el mundo en una caminata sonámbula hacia una crisis?

Los riesgos globales se están intensificando, pero la voluntad colectiva para enfrentarlos parece faltar, En cambio, las divisiones se están endureciendo. El movimiento mundial hacia una nueva fase de políticas fuertemente centradas en el estado, señalada en el Informe de riesgos globales del año pasado, continuó a lo largo de 2018.
La  idea de “recuperar el control”, ya sea a nivel nacional de los rivales políticos o externamente a los multilaterales u organizaciones supranacionales: resuenan en muchos países y muchos problemas. La energia ahora se ha gastado en consolidar o recuperar los riesgos de control nacional, el debilitamiento de las respuestas colectivas a los desafíos globales emergentes.

Estamos adentrándonos más en los problemas globales de los que lucharemos para salir de nosotros mismos.

Durante el 2018, los riesgos macroeconómicos se enfocaron más nítidamente.
La volatilidad de los mercados financieros aumentó y los vientos en contra de la economía global se intensificaron. La tasa de crecimiento global parece haber alcanzado su punto máximo: las últimas previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntan a una desaceleración gradual en el futuro.
Durante los próximos años este  es principalmente el resultado de los desarrollos en las economías avanzadas, pero las proyecciones de una desaceleración en China (de 6.6% de crecimiento en 2018 a 6.2% este año y 5.8% para 2022) son una fuente de preocupación. Lo mismo ocurre con la carga de la deuda global, que es significativamente mayor que antes de la crisis financiera mundial, en torno al 225% del PIB. Además, el endurecimiento de las condiciones financieras globales ha ejercido una presión especial en los países que acumularon pasivos denominados en dólares, mientras que las tasas de interés eran bajas.

Las tensiones geopolíticas y geoeconómicas están aumentando entre las principales potencias del mundo. Estas tensiones representan los riesgos globales más urgentes en la actualidad.
El mundo está evolucionando hacia un período de divergencia luego de un período de globalización que alteró profundamente la economía política global. La reconfiguración de las relaciones de los países profundamente integrados está plagada de riesgos potenciales, y las relaciones de comercio e inversión entre muchas de las potencias mundiales fueron difíciles durante 2018.
En este contexto, es probable que sea más difícil lograr un progreso colectivo en otros desafíos globales, desde proteger el medio ambiente hasta responder a los desafíos éticos de la Cuarta Revolución Industrial. La profundización de las fisuras en el sistema internacional sugiere que los riesgos sistémicos pueden estar aumentando. Si llegara a golpear otra crisis mundial, ¿se producirían los niveles necesarios de cooperación y apoyo? Probablemente, pero la tensión entre la globalización de la economía mundial y el creciente nacionalismo de la política mundial es un riesgo cada vez mayor.

Los riesgos ambientales continúan dominando los resultados de nuestra Encuesta anual de percepción de riesgos globales (GRPS). Este año, representaron tres de los cinco riesgos principales por probabilidad y cuatro por impacto. El clima extremo fue el riesgo de mayor preocupación, pero nuestros encuestados están cada vez más preocupados por el fracaso de la política ambiental: habiendo caído en el ranking después de París, el “fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático” volvió al número dos en términos de impacto este año .
Los resultados de la inacción climática son cada vez más claros. El ritmo acelerado de la pérdida de biodiversidad es una preocupación particular. La abundancia de especies ha disminuido en un 60% desde 1970. En la cadena alimentaria humana, la pérdida de biodiversidad afecta la salud y el desarrollo socioeconómico, con implicaciones para el bienestar, la productividad e incluso la seguridad regional.

La tecnología sigue desempeñando un papel importante en la configuración del panorama de riesgos globales. Las preocupaciones sobre el fraude de datos y los ciberataques volvieron a ser prominentes en el GRPS, que también destacó una serie de otras vulnerabilidades tecnológicas:
aproximadamente dos tercios de los encuestados esperan que los riesgos asociados con las noticias falsas y el robo de identidad aumenten en 2019, mientras que las tres quintas partes dicen lo mismo sobre la pérdida de privacidad para las empresas y los gobiernos.
Hubo más violaciones masivas de datos en 2018, se revelaron nuevas debilidades de hardware y la investigación señaló los usos potenciales de la inteligencia artificial para diseñar ciberataques más potentes. El año pasado también proporcionó evidencia adicional de que los ataques cibernéticos plantean riesgos para la infraestructura crítica, lo que incita a los países a fortalecer su selección de asociaciones transfronterizas por motivos de seguridad nacional.

el riesgo de que ocurra un brote devastador de forma natural, y las tecnologías emergentes hacen cada vez más fácil que las nuevas amenazas biológicas se fabriquen y liberen de forma deliberada o por accidente. El mundo está mal preparado para las amenazas biológicas, incluso modestas, lo que nos hace vulnerables a impactos potencialmente enormes en vidas individuales, bienestar social, actividad económica y seguridad nacional. Las nuevas biotecnologías revolucionarias prometen avances milagrosos, pero también crean enormes desafíos de supervisión y control, como lo demuestran las afirmaciones en 2018 de que se crearon los primeros bebés genemodificados del mundo.

Las ciudades de rápido crecimiento y los efectos continuos del cambio climático están haciendo que más personas sean vulnerables al aumento del nivel del mar. Se espera que dos tercios de la población mundial viva en ciudades en 2050 y ya se estima que 800 millones de personas viven en más de 570 ciudades costeras vulnerables a un aumento del nivel del mar de 0.5 metros para 2050. En un círculo vicioso, la urbanización no solo concentra a las personas y las propiedades en áreas de daños potenciales y perturbaciones, también exacerba esos riesgos, por ejemplo, destruyendo las fuentes naturales de resiliencia como los manglares costeros y aumentando la presión sobre las reservas de agua subterránea Intensificaría los impactos hará que una cantidad creciente de tierra quede inhabitable

Existen tres estrategias principales para adaptarse al aumento del nivel del mar: (1) proyectos de ingeniería para mantener fuera el agua, (2) defensas basadas en la naturaleza y (3) estrategias basadas en las personas, como mover hogares y empresas a un terreno más seguro o invertir en capital social hacer que las comunidades de riesgo de inundación sean más resilientes.

Fuente: Reporte de Riesgo Global 14a Edición – Foro Económico Mundial

 


About the Author

Asociación Colombiana de Seguridad



Comments are closed.

Back to Top ↑
  • Subscripción

    Manténgase informado con las últimas noticias del gremio
    E-Mail *
    Nombre *
    Al suscribirse, usted acepta nuestras políticas de privacidad y tratamiento de la información
  • Facebook

  • Enlaces de Interés

  • ASOCIADOS

  • Twitter